Cuando alguien fallece se cierra una Enciclopedia y no se vuelve a abrir jamás

Ha fallecido Andrés Cabrerizo, uno de los últimos gaiteros de la vieja escuela.

Agricultor y ganadero, pero ante todo era músico. Desde muy joven acompañó a los convecinos del Coto Redondo con sus notas de dulzaina en los bailes que preparaban los días festivos. Cualquier ocasión era buena para «sacar la gaita» y prepararla, él siempre estaba dispuesto.

Le podía tanto la afición que hasta hace dos meses, a pesar de la dificultad que tenía para mantenerse erguido, ha seguido con la «pipa en la boca», tocando sentado porque era imposible tocar y andar con la «cayá» al mismo tiempo.

Gaitero del Grupo de Danzas de Navas del Pinar(Burgos) y de San Leonardo de Yagüe, compañero de mi padre Fermín, de Bene en sus tiempos mozos, mío desde que tengo uso de razón, de Vicente e Iván, ha recorrido multitud de pueblos, ha acudido a fiestas, bodas, certámenes, romerías, repartiendo música, hasta en Alemania ha dejado sus sones de gaita.

Se ha cerrado una Enciclopedia y no se abrirá jamás, pero nos queda en el recuerdo ese plus, ese poso que Andrés nos ha dejado a todos los que hemos compartido su vida.

Descanse en Paz como ha vivido, Andrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.