LA VOZ DEL EMIGRANTE

Callada queda la voz, entre el vaivén de un tren
que nos transporta a una tierra desconocida.
Largo viaje, esperando soñolientamente el amanecer
hasta llegar a nuestra segunda patria querida.

Callada reposa en lo mas intimo del corazón
la voz de los muchachos hijos emigrantes,
callada al sentir la mas fuerte emoción,
pero a ti pueblo querido, hoy queremos hablarte.

Nuestro corazón, se siente plenamente florido
por las flores del amor y del recuerdo,
hoy con gran nostalgia hemos venido
a rendir un pequeño homenaje a nuestro pueblo.

Emigrantes somos, de un tiempo lejano,
que rezando al padre nuestro con humildad,
pedíamos el pan, ganado con nuestras man
o sin importarnos de donde fuera el lugar.

Un día, con el más profundo sentimiento
dejamos este pueblo, familias enteras.
Atrás quedaba todo en solo un momento,
amigos de infancia y alegres primaveras.

Fue duro alejarnos de aquí sin llorar,
decir adiós a nuestros humildes casas,
a esa Virgen del Rosario que en la iglesia esta,
la que con su mirada a todos alcanza.

Muchos emigrantes, descansan en la paz del Señor
pero su alma que vive, brilla en el cielo
hasta la tierra llega su blanco resplandor
que ilumina a los seres queridos del pueblo.

Para ellos, una oración sentida y fervorosa
que sale de nuestros labios con fe y devoción,
su recuerdo queda como el perfume de una rosa
guardando en silencio, dentro del corazón.

Fuentearmegil, con esa su larga historia
que nosotros sabemos seguir y proteger,
cada rincón, siempre cubierto de gloria
cuidado con mimo, cual lindo vergel.

Campos de trigo, donde brilla la espiga dorada,
verde estepa, tomillo y cantueso perfumado,
rica y pura esencia de la alborada
que como gotas de rocío, penetra al recordarlo.

Cada palabra, es un piropo a nuestra cuna adorada
que por el fuerte cierzo es acariciada y mecida,
la misma cuna que por todos sus hijos es abrazada.
Y con ímpetu elogiada y aplaudida.

No será necesario una rama de chopo en la ventana
para saber, que de Fuentearmegil estamos enamorados,
nuestra voluntad hacia él, crece fuerte y ufana,
orgulloso por todos los presentes y antepasados.

Ciudadanos todos; Uniremos nuestras manos
formando una cadena que afirma la amistad
y mirándonos a la cara, nos sentiremos hermanos,
pues Fuentearmegil… nos llena con amor de verdad.

LAS AMISTADES AUMENTAN
El Coto Redondo vuelve a florecer
con diversas amistades, llenas de ilusión
recordando paso a paso, un lejano ayer
donde se rompe el olvido y penetra el corazón.

Me gustaría conocer, a todos los participantes
pues, nada es imposible, es buscar la ocasión
para conversar de esta historia tan interesante
que nuestros antepasados, se armaron de fuerza y razón.

Sigamos, detalle a detalle este largo camino
que fue el comienzo de la vida con una pequeña propiedad
ya que los cuatro pueblos de la tierra han vivido
con fuerza y empeño, lo han sabido conservar.

Paisanos, amigos, no quiero hacerme pesado.
Recibid un afectuoso saludo desde esta lejanía.
Las raíces con fuerza brotan por cualquier lado
y acortan la distancia con un gesto de alegría.

Santervás – Fuencaliente – Zayuelas – Fuentearmegil, Juntos florecéis. Sois el Coto Redondo, que nunca tendrá fin.

2 comentarios

  1. muchas gracias por ese canto a todos aquellos que en tiempos pasados salimos de nuestros pueblos a los que nunca hemos olvidado.Desde la distancia los llevamos siempre en nuestro corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.