La España vaciada (18). La venta de proximidad, un arma perfecta contra la guerra de precios alimentarios.

No diremos que haya habido intereses directos por parte de los estamentos públicos, pero probablemente un vacío legal necesario para mantener el equilibrio del mercado es lo que ha hecho posible la apertura abusiva de establecimientos de alimentación gigantescos creados por grupos económicos multinacionales que imponen sus políticas de precios de origen por debajo de los costes de producción, lo que está haciendo insostenible el mantenimiento de la actividad de los agricultores y los ganaderos de siempre, que se ven obligados a cerrar los tratos en condiciones de pérdida y se plantean abandonar las tierras por no tirar el dinero después de un año entero de afanes y trabajo.

Pero no está todo perdido porque existen formas para contrarrestar el peso de la balanza por encima de la deshumanización industrial y la ingeniería alimentaria.

Hasta ahora los poderes públicos han sido incapaces de legislar para acabar con la guerra de precios que está llevando a la ruina a familias enteras que confiaban en lo que daba el suelo y en los pastos de las praderas para salir adelante con su hacienda, y no queda más remedio que buscar otras maneras de ganarse la vida redescubriendo el orden de las cosas que se siguieron durante siglos y siglos entre los que trabajaban la tierra y los que consumían lo que la tierra daba.

Estamos pensando en el mercado semanal de la cabecera de comarca, la venta directa de puerta en puerta en pueblos donde se conocía a los clientes habituales, el intercambio de unos productos por otros entre pueblos de la ribera y pueblos de la sierra…

Por suerte ya no estamos en los tiempos en que los caminos eran de tierra y los viajes se hacían en caballerías o en carro, y que para mandar un recado a alguien había que encargárselo a algún viajero para que se lo llevase en persona.

El acortamiento de las distancias gracias a los medios de transporte modernos, las facilidades de comunicación con los teléfonos móviles y, en especial, todas las posibilidades ofrecidas a través de Internet y las Redes Sociales, nos permiten entrar en contacto a unos con otros facilitando el intercambio y la relación personal, dando esquinazo a los intermediarios y recuperando los usos y costumbres tradicionales.

No cabe duda que las nuevas tecnologías pueden ponerse de nuestro lado acortando distancias y poniendo en comunicación a grupos de personas que saben apreciar los valores ecológicos y los procedimientos artesanales rechazando los sistemas intensivos de producción.

A través de Internet, utilizando aplicaciones como Whatsapp, Twitter, Facebook, Instagram, Facetime, Zoom, Messenger, y muchas otras podemos llegar hasta lugares muy distantes, y clientes de sitios lejanos pueden hacernos pedidos de temporada, hacer la compra semanal con las últimas verduras de nuestra huerta, huevos de nuestras gallinas ponedoras, proveerse de las mejores alubias y garbanzos de la vega para toda la temporada, los productos de la matanza, y un montón grande de artículos hechos con las manos siguiendo maneras heredadas de padres a hijos con la maestría y la morosidad necesarias para darles el punto justo que sólo los que no se conforman con cualquier cosa reconocen y aprecian.

Las nuevas tecnologías encierran posibilidades inimaginables capaces de sobreponerse a las cadenas multinacionales de venta de productos enlatados, emblistados, retractilados, desnaturalizados y transgenizados con el fin de conseguir cambiar su apariencia y su composición para atraer a clientes poco avispados, engañándoles y perjudicando su salud.

Sabiendo esto, ¿quién no va a querer mil veces mejor comprar legumbres y patatas, frutas y verduras, carne de cordero y cerdo, huevos y pollos de corral y tantas cosas, sabiendo que han sido cultivados y cuidados por las mejores manos?

Para comprender todo el alcance de este problema y conocer posibles soluciones, puedes visitar este enlace:

http://soyrural.es/propuestas-luchar-la-despoblacion-del-mundo-rural/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.