La España vaciada (16). El cielo gira, una mirada al futuro más incierto.

Una película también puede representar una herramienta para transmitir un mensaje sobre la desatención que sufren los pueblos pequeños. Mercedes Álvarez nos habla de su experiencia personal, y de la nuestra.

Todos los sorianos y los descendientes de sorianos teníamos que ver por lo menos una vez la película El cielo gira, dirigida por Mercedes Álvarez, una cineasta brillante de Aldeaelseñor que fue la última persona que nació en su pueblo hace algo más de 50 años. Desde que ella nació a mediados de los años 60, en Aldealseñor, cerca de Soria, no ha vuelto a nacer nadie.

En el pueblo quedaban los últimos 14 habitantes después de mil años de historia ininterrumpida, con el peligro latente de que dentro de poco no quedará nadie y el páramo volverá a ser sólo páramo, sin más vida que la que brote del suelo y las alimañas que sobrevivan de lo que dé la tierra abandonada.

A lo largo de la película Mercedes Álvarez reflexiona sobre el destino del pueblo, sobre el paso del tiempo y el futuro que aguarda. Las cosas han empezado a desaparecer delante de sus ojos. Escuchamos el discurrir de su memoria devanando recuerdos de la infancia mientras todo se va desmoronando y nada se conserva de lo que recuerda.

Su familia se marchó a Pamplona cuando ella tenía 3 años. Se licenció en Psicología en la universidad del País Vasco, y trabajó durante siete años en TVE de Navarra.

El largometraje se rodó en Aldealseñor entre otoño de 2003 y junio de 2004, y consiguió el premio Tigre del Festival Internacional de Cine de Rótterdam, valorándose por parte del jurado su sentido del tiempo y la sensibilidad con que captura la luz y la calidad del paisaje como una meditación poética.

La película no está sustentada sobre un guión literario escrito antes, sino que discurre al ritmo de la vida y de las cosas que pasan durante los ocho meses que la cineasta pasó en el pueblo, recogiendo el carácter de los vecinos, sus ideas, sus afanes y su trabajo cotidiano, atendiendo a las ovejas, cuidando los huertos, sentados a la puerta de sus casas conversando…

El cielo gira consiguió los principales premios nacionales e internacionales, y empujada por el éxito obtenido ha recorrido medio mundo, desde Holanda y París, hasta Turquía, Portugal, Argentina, Méjico y las principales ciudades de Estados Unidos, incluidos Nueva York y Los Ángeles, lo que es tanto como decir que el mensaje de la realidad de los pueblos de Soria ha llegado al mundo entero. Esto hubiera sido impensable sin la repercusión social de los medios de comunicación a raíz de los premios obtenidos por la cinta cinematográfica.

Si vemos por segunda vez El cielo gira, terminamos de confirmar dos cosas: el amor que Mercedes profesa a su pueblo con toda la intensidad y la carga de añoranza de quien ha pasado toda su vida lejos, y el desaliento de asistir a sus últimos días y sentirse incapaz de hacer algo para evitarlo. En el fondo de lo que en realidad habla es de la amenaza de muerte de Aldealseñor y de todos los pueblos de la España vaciada, que se consumen y se subsumen sin remedio, ignorados y dejados a su suerte por los responsables de las Comunidades Autónomas, las Diputaciones provinciales y los Gobiernos del Estado, que con independencia de su perspectiva ideológica asisten a su decadencia inexorable sin abordar el problema con eficacia, como una catástrofe descomunal que nos afecta a todos y todos lo sufriremos y lo pagaremos.

Os dejamos por aquí el enlace al programa que le dedicaron en La 2 en Versión Española en mayo del 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.