Origen del apellido Flores

Los heraldistas atribuyen a este apellido un origen asturiano surgido a partir del rey Fruela, uno de los adalides iniciadores de La Reconquista. Existen otros investigadores que le atribuyen un origen patronímico del nombre propio Floro, con una primera forma Florez que por asimilación con el elemento vegetal adoptó la forma Flores. Con independencia de estas dos corrientes de estudio, lo cierto es que en la actualidad es mucho más frecuente esta última, que llevan alrededor de 137.000 personas, mientras que Florez se apellidan sólo 12.000.

Se sabe de la heroicidad de caballeros de este apellido en la conquista de Sevilla formando parte de los ejércitos del rey Fernando III en 1248, y posteriormente tuvo casas solariegas en Aragón, tanto en Zaragoza como en Daroca, Calatayud y otras tenencias señoriales aragonesas, desde donde pasó al reino de Valencia.

Uno de los nobles más destacados que llevan este apellido es el general leonés Don Ramiro Flores de Guzmán, que fue capitán de los ejércitos cristianos que alcanzaron la primera conquista de Almería en 1147.

Se encuentra extraordinariamente distribuido por España y por todas las naciones hispanohablantes del Nuevo Mundo, sobresaliendo con luz propia familias del linaje de los Flores que alcanzaron fama por su influencia y sus hazañas.

Actualmente en España hay 137.400 personas que llevan este apellido, residiendo aproximadamente 21.000 en cada una de las dos ciudades con mayor número de habitantes, como son Barcelona y Madrid, a las que siguen Sevilla, con 9.400, Cádiz, que tiene 7.100, y Badajoz, Málaga y Valencia, que tienen algo más de 5.000 vecinos con este apellido cada una.

En Soria, nuestra provincia, hay 133 personas que llevan el apellido flores, y es uno de los más frecuentes en nuestros cuatro pueblos.

En cuanto al escudo, si tenemos en cuenta que podemos estar hablando de uno de los apellidos más antiguos de nuestro país, puesto que su tronco nobiliario se originaría en los albores del siglo IX, y considerando la dispersión geográfica hasta extenderse por medio mundo, existen la posibilidad de que hayan probado su Hidalguía un buen número de casas heráldicas cada una de ellas con su propio escudo distintivo de su linaje y, por consiguiente, son varios los escudos representativos, siendo prácticamente imposible señalar uno de ellos como primario y original de todos los otros.

Un principio de consenso nos puede llevar a describir su escudo como un fondo en azur, tres flores de lis, de oro, bien ordenadas. Bordura de gules, con ocho aspas de oro.

Según alguna tradición nimbada tal vez de ciertos ribetes legendarios, un noble de este linaje casó con una princesa de la familia real francesa, motivo por el que algunas casas hidalgas de los Flores muestran en su escudo, en campo de plata, una Princesa con manto de púrpura y armiños y coronada de oro, sosteniendo con las manos en el pecho un escusón de azur, con tres flores de lis de oro, puestas en triángulo.

Los Flores de la Casa de Burgos usan: En campo de azur, un sol, de oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.