REMEMORACIÓN DE UN CRIMEN HISTÓRICO.

Arrojaron a un guarda a la torca de Fuencaliente.

¿Qué pasó aquel 18 de agosto de 1908 para que el guarda de campos Antonio Puente Ortiz, de 68 años, acabara arrojado a la torca de Fuencaliente al día siguiente?

El caso hizo correr mucha tinta en los periódicos de la época y llegó a tener ciertas connotaciones novelescas. El cadáver del guarda fue sacado de la torca -una profunda sima en la que no se veía el fondo- un par de meses después del suceso gracias a dos osados vecinos de la zona y al artilugio que inventaron. Nadie pagó por el crimen pese a que en el banquillo se sentaron tres personas y una cuarta como encubridora.

Podemos leer la crónica completa del suceso en el Heraldo de Soria, enrando en el enlace:

https://heraldodiariodesoria.elmundo.es/articulo/cronica-soria-negra/arrojan-guarda-torca-fuencaliente/20220221110635322690.html

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.