LA ERMITA DE SAN BARTOLOMÉ – ROMERÍA- CAÑÓN DEL RÍO LOBOS

Desde tiempos inmemoriales la romería en la ermita de San Bartolomé, el 24 de agosto, era una cita ineludible para los vecinos, devotos de los pueblos de los alrededores y visitantes de la comarca o algún peregrino para cumplir la promesa que había hecho.

Esta romería coincidía con la finalización de los tradicionales trabajos del verano y recogida de la era, por lo que tenía un significado especial.

Llegado el día, andando o con caballerías, a modo de peregrinos, iba llegando una multitud, por y desde diferentes caminos desde primeras horas de la mañana.

Era lugar de encuentro con los conocidos de pueblos vecinos, compartiendo procesión, devoción, fiesta, baile y comida en la pradera, al tiempo que se aprovechaba para hacer algún negocio o los jóvenes para recordar encuentros interrumpidos desde el que se tuvo en la fiesta de algún pueblo.

La música de gaitilla y tamboril sonaba por la pradera, acompañando la procesión de la Virgen de la Salud y amenizando la fiesta, el encuentro y el baile.

Los puestos ambulantes que se colocaban, como en toda fiesta que se precie, con confites, almendras, peladillas, petardos, mistos, juguetes y entretenimientos varios, hacían las delicias de niños y mayores.

UN POCO DE HISTORIA.

En el enclave en el que se encuentra la ermita de San Bartolomé es uno de los lugares más bellos y mágicos de España, siempre se ha considerado vinculado a lo esotérico y a los Templarios, guardián de secretos y leyendas, accesible sólo para iniciados.

La ermita de San Bartolomé y, el hoy llamado Cañón del Río Lobos, desde siempre tuvo un halo de misterio por los detalles de su construcción y fue lugar común de reunión y romería de todos los pueblos y gentes de su entorno para celebrar el fin de las faenas propias del verano.

Se ha considerado que donde está la iglesia de San Bartolomé había sido la sede del convento y encomienda templaria de San Juan de Otero, dentro del obispado de Osma. De esta encomienda templaria se tienen muy pocas noticias, de su vinculación a la Orden de los Caballeros del Temple no hay ningún testimonio y , junto a la ermita, no hay ningún resto hallado que lo atestigüe.

Este texto nos da testimonio de otro emplazamiento.

«El dicho Convento de Sant Iuan del Otero, conforme a lo dicho, y a la opinión que ha venido de tiempo en tiempo, era tres leguas de la ciudad de Soria, en un cerro muy alto, llamado el Otero, donde al presente ay una Hermita llamada Sant Iuan, con cimientos y otras señales de grandes edificios»…

Parece más que demostrado que es un error situar la encomienda templaria de San Juan de Otero en el lugar donde se sitúa la ermita de San Bartolomé, su situación parece que pudo estar en un lugar llamado San Juan cerca de las localidades de Portelrubio, Fuentelsaz de Soria, Portelárbol, Matute de la Sierra y Sepúlveda de la Sierra, y cuyos restos de la encomienda todavía son visibles en cimentación. Quizás la ermita de San Bartolomé era sólo una posesión de San Juan de Otero.

Francisco de Rades la menciona en relación con un litigio entre las órdenes del Temple y Calatrava por la herencia del caballero Fernán Núñez de Fuentearmegil, que había profesado como templario en el convento de San Juan de Otero, cambió de Orden, ingresando como caballero en la de Calatrava, considerando ésta que sus bienes les pertenecía, fue a su muerte causa de litigio entre las dos, ya que, en su testamento se lo había dejado a la de Calatrava, siendo reclamada por el Temple.

Juan Fernández de Padilla es maestre de Calatrava desde 1296 a 1336 y defiende los derechos de su Orden contra las pretensiones de los obispos de Soria de hacerse con Ucero.

Tras la supresión del Temple en 1312, los bienes templarios en Soria, de los que formo parte el castillo de Ucero, pasaron a formar parte de la Orden de Calatrava en 1320.

Una vez suprimida la Orden de los Templarios (1312), sus bienes, entre los que se nombrar la ermita de San Bartolomé en Ucero, pasaron a la jurisdicción y propiedad de la diócesis de Osma y ésta organizó la Abadía de San Bartolomé, que se encuentra mencionada desde 1477.La abadía estuvo integrada por canónigos regulares.

El mandato papal, de 1317, referente a que las posesiones templarías en la corona de Castilla pasaran a los Hospitalarios de San Juan, tras la disolución del Temple no fueron respetadas por los reyes castellanos que se apropiaron de los bienes templarios de tal forma que los Hospitalarios estuvieron pleiteando incluso hasta 1479.

Hay un largo silencio con relación a la ermita que duró muchos años.

A partir del año 1800, el abad a su cargo mostró tan poco interés por el lugar, que delegó su cuidado a un guardés.

La invasión napoleónica, que ocasionó grandes destrozos en la villa de Ucero, apenas prestó atención a esta escondida ermita, que sobrevivió ilesa a los franceses, y las reformas posteriores. La desamortización del siglo XIX acabó con su estatus de abadía, dejando a la ermita desamparada de los recursos de la Iglesia. Entonces, el párroco de Ucero, junto con los feligreses de la comarca, se hizo cargo del mantenimiento de la ermita, preservando intacto el exterior, y acondicionando su interior según su conveniencia. Tapiaron algunas ventanas y accesos, repavimentaron el suelo, sustituyeron la piedra del tejado por tejas, y construyeron una sacristía anexa, tal y como se encuentra actualmente. Alrededor del año 1870, se sustituyó la Virgen románica de la Salud por una nueva. La antigua era demasiado pequeña, de color negro, y estaba muy estropeada.

El 13 de Agosto de 1931, la Comisión Provincial de Monumentos consideró la ermita un tesoro artístico nacional, lo que contribuyó a que saliera ilesa de la Guerra Civil española. En el año 1985, el entorno que la rodea se catalogó como parque natural.

Lo asombroso de esta escueta cronología es que la ermita haya sobrevivido intacta a nueve siglos a los diversos avatares históricos. A pesar de su sencillez, hay ciertos elementos atípicos que llaman la atención en esta construcción del S XII: su ubicación, su orientación, su estructura, su decoración, su original nombre, y los 112 canecillos que bordean sus cumbreras.

La ermita de origen templario, es de estilo románico o protogótico de los siglos XII-XIII. El edificio se enmarca dentro de la etapa de la transición del románico al gótico, se plantea sobre un esquema románico, pero se resuelve ya con elementos góticos o mejor dicho protogóticos.

Templo con planta de cruz latina, y ábside semicircular. Las capillas laterales del crucero son más bajas que la central y se iluminan con sendos rosetones.

Cuenta con una magnífica puerta de entrada, canecillos decorados y un rosetón con ornamentación de figuras esotéricas. Alberga la cruz templaria y la estrella de Sión.

En el interior, la imagen de la Virgen de la Salud, a cuyos pies se encuentra tallada una cruz asociada con los caballeros templarios, que alberga en su interior una flor de seis pétalos, también llamada Flor de la Vida, un símbolo de más de 6.000 años de antigüedad presente en todas las culturas del mundo.

La tradición sostiene que en el solsticio de invierno los rayos solares que atraviesan el rosetón meridional del transepto, iluminan precisamente esta losa, que trasmite a quienes la pisan la energía de este lugar.
Presidiendo la iglesia está un retablo del siglo xviii con la imagen de San Bartolomé en la hornacina central, representado en un bajorrelieve del altar mayor.

Merecen ser resaltados los dos rosetones, cuyas celosías en piedra, evocan influencias musulmanas en la forma del entrelazado que compone una estrella lobulada de cinco puntas

En el mundo esotérico, se interpreta como estrellas de cinco puntas invertidas entrecruzadas por cinco corazones (para los musulmanes el corazón es el órgano del verdadero conocimiento y rodeados por el circulo protector o matraz, que nos sugiere la parte oculta del conocimiento. Además el triángulo invertido es la copa, el grial. Por lo tanto estos óculos tendrían un carácter esotérico solo accesible a los no iniciados.

Destaca en toda la ermita el alto número de canecillos, algunas fuentes establecen una relación directa sobre las figuras de los canecillos, con el mundo templario y esotérico como más abajo veremos. Ya es sabido que en los canecillos los maestros se permitían ciertas licencias al esculpir los elementos que mostraban.
Encima de la puerta de entrada encontramos en el alero del tejado, un total de diez canecillos. De izquierda a derecha su representación e interpretación sería la siguiente:

– En el primero, tres rollos musulmanes, que recoge la tradición arquitectónica hispano-musulmana

– En el segundo, un hombre con un tonel.

– En el tercero, figura humana muy deteriorada.

– En el cuarto, una cabeza humana, destaca que la parte superior es plana .

– En el quinto la letra H. La letra H según el ocultismo, se corresponde con el hermafroditismo. Es por tanto una letra muy representativa en el mundo iniciático.

– En el sexto una cabeza de lobo, es uno de los grados iniciáticos de los canteros.

– En el séptimo es un barril conocido como el barril alquímico, representa al maestro iniciado, con conocimientos de física y estudioso de la composición de la materia.

– En el octavo cuatro cabezas de personas formando una cruz.

– En el noveno una cabeza con un casco, tal vez un templario.

– En el décimo, un canecillo de difícil interpretación.

En otros canecillos hay: Formas geométricas, cruz que cobija una cruz, tres bolas, pareja de danzantes o géminis, cabeza de mujer, cara con mueca grotesca, músico tocando un instrumento, cabeza de varón.

Las marcas de cantería atribuyen el trabajo a aquitanos (Aquitania, Francia) en la labra de los sillares, mientras que el crismón del ábside indica, según los investigadores, que la iglesia fue construida por una cofradía de los Hijos del Maestro Jacques.

El Cañón del Río Lobos ha sido uno de los itinerarios más protegidos que usaban los peregrinos para enlazar con el camino francés del camino de Santiago, y el crismón existente en el ábside de la ermita es el mejor testigo de este paso de peregrinos, puesto que era la marca gremial que dejaba la cofradía de constructores conocida en Francia con el nombre de Hijos del Maestro Santiago. Por lo tanto cabe suponer que ellos son los artífices de la construcción.

Cuenta una leyenda que el Apóstol Santiago, montado sobre su caballo, saltó desde el alto de uno de los farallones del cañón. Los cascos dejaron sus huellas sobre la piedra, cerca del camino hoy utilizado y la espada se le cayó al suelo y allí donde quedó clavada, sería el lugar donde se edificaría la actual ermita de San Bartolomé.

Como curiosidad, señalar que la ermita de San Bartolomé está enclavada en un lugar equidistante de los dos puntos más septentrionales de la geografía peninsular, los cabos de Creus y Finisterre. La distancia estimada desde la ermita a ambos lugares era de 527,127 Km. No es exacto a un lado y otro, sí muy aproximado.

El simbolismo iniciático comienza por el propio nombre del enclave, Cañon del rio Lobos, que parece derivar del dios «Lug» cuyo emblema es el lobo, además el lobo era uno de los grados iniciáticos de las cofradías de maestros canteros en el medievo.

La advocación de la ermita a San Bartolomé, que como se sabe se le representa con su piel en las manos, ya que fue desollado vivo, es según los ocultistas una clara referencia a la serpiente que también muda la piel, y ya sabemos lo que en el mundo de los iniciados representa la serpiente en cuanto a conocimiento.

Como se ha visto, esta ermita, lugar de reunión, fiesta y devoción de los pueblos de su entorno, reúne una ingente cantidad de características originales que determinan, tanto por su construcción e interpretación de los elementos que en ella hay, por su antigüedad, como por el especialísimo y bello paraje en el que se encuentra ubicada, un espacio de atracción e interés a nivel nacional único y singular.

Un comentario

  1. Que disfrutéis de la fiesta hoy día 24 de agosto de 2021 que es su día y los muy estudiosos que encuentren y comprueben los detalles del artículo. Saludos y buen día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.