Una novela histórica que habla de la escapada de Alfonso VIII siendo niño desde Soria hasta Atienza.

He leído Esperanto al Rey, de José María Peridis, más famoso como extraordinario humorista gráfico que como el gran literato que también lo es, y me ha sorprendido el argumento por la enorme coincidencia de la vida de varios personajes del libro con algunos de los episodios relacionados con don Pedro Nuño de Fuentearmegil.

Esperando al Rey es una novela histórica de muy fácil lectura que se desarrolla a partir del reinado del emperador Alfonso VII, las disputas entre sus hijos por los reinos de León y Castilla y la llegada al poder de Alfonso VIII.

El trasfondo de la trama cuenta las disputas irreconciliables de las Casas nobiliarias de Fernando de Castro y Manrique de Lara, los avances de la reconquista del territorio nacional contra la invasión musulmana y los enfrentamientos entre unos y otros por el liderazgo de la Corona. En un segundo plano vemos un discurrir deslumbrante de mujeres, amantes y confidentes de los hombres poderosos a quienes aconsejaban, instigaban o consolaban influyendo en ellos más de lo que ellos nunca estarían dispuestos a confesar.

Y en medio de esta conmoción trepidante, Peridis se centra en Las Cortes que se celebraron en la capital de Soria en el año 1158, al fallecimiento del rey Sancho III de Castilla, probablemente envenenado por un servidor de Fernando II de León, en las que obligarían a Don Manrique de Lara a ceder la custodia del Rey Niño, que por entonces tenía tres años, a su tío el rey leonés.

La novela escrita por Peridis no hace referencia al vínculo existente con Fuentearmegil del caballero que llevó a cabo la hazaña de alejar al heredero del reino de Castilla de las pretensiones anexionistas de Fernando II, pero el dato histórico de la cabalgada hasta Atienza llevando al niño, sumado al episodio recogido por el infante Don Juan Manuel en el libro de Los Ejemplos del Conde Lucanor donde se relata la peregrinación a Tierra Santa por un noble castellano con su séquito, que es otro hecho contado en la novela, nos permite pensar que es muy verosímil que estemos hablando del mismo personaje que lleva el nombre de nuestro pueblo en su título nobiliario.

Según los hechos que aparecen en la novela, Don Pedro Nuño o, Don Nuño Pérez de Lara, que es como aparece en la obra, habría muerto en la conquista de Cuenca en 1177 y estaría enterrado en el monasterio de Uclés, aunque el paso del tiempo y los múltiples saqueos sufridos en el monumento a lo largo de los siglos hacen imposible seguirle el rastro.

Sea como sea, la lectura de Esperando al Rey nos traslada a aquella época heroica lejana en la que los reyes se disputaban los territorios conquistados a los moros con la ayuda de los nobles castellanos y leoneses que les servían con sus armas y sus mesnadas a cambio de ver satisfechas sus ambiciones. Don Pedro Nuño de Fuentearmegil era uno de ellos. Leyendo Esperando al rey podemos asistir a sus conquistas militares, sus intrigas como regente del Rey Niño, y sus actos de nobleza por su lealtad a la Corona, como el que le costó ser víctima de una emboscada y de la muerte.

Datos del libro:

Esperando al Rey
Autor: José María Pérez Peridis.
Editorial: ESPASA LIBROS. 2014.
ISBN: 9788467043006

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.