Estudio monográfico de la Historia de los Señores de Fuentearmegil

La revista de Soria, Nº 84, de Primavera del 2014, publicó un extenso artículo firmado por la historiadora Paloma Torrijos Medina, en el que detalla paso a paso la larga Historia de los señores de Fuentearmegil, desde sus orígenes en el siglo XII hasta la venta del Coto Redondo a sus vecinos y, por consiguiente, sus dueños naturales en el mes de abril de 1924, como muy bien sabemos.

El planteamiento de la historiadora es que en la genealogía de los señores de Fuentearmegil y las casas nobiliarias que se emparentan con ella se reúnen algunas de las familias más relevantes de Castilla, Lara, señores de Aza, Haza, el Solar de Guzmán y los señores de Iscar, descendientes de Fernán González, los señores de Vizcaya, los Mendoza. Siguiendo la hipótesis de Torrijos Medina, los Fuentearmegil estarían emparentados con Santo Domingo de Guzmán, y también con el fundador de la orden militar de Santiago y del maestre de Calatrava.

La segunda línea de investigación es la sorprendente extensión geográfica con influencia directa de los señores de Fuentearmegil y sus descendientes, con posesiones en la provincia de Soria, Burgos, Palencia, Salamanca. Por citar sólo algunas, destacando especialmente su dominio en pueblos de nuestra provincia, como Alcubilla de Avellaneda, Bocigas, Alcozar, Langa, y especialmente San Esteban y Osma, del que ostentaba el título de Príncipe.

El condado de Castrillo y señorío de Valverde iba a ser el titular de Avellaneda y Fuentearmegil y todos patronos del monasterios de Fuencaliente de monjas bernardas y del monasterio de frailes jerónimos de Guijosa en Espeja de San Marcelino, entre Espeja y Alcubilla de Avellaneda. De los dos podemos ver que sus ruinas, las del primero cubiertas por la vegetación a las afueras de Fuencaliente y las del segundo en medio del campo soriano rodeadas en ambos casos de lo que queda de su recinto amurallado.

También se refiere a la peregrinación de Pedro Núñez de Fuente Almexir el Leal, II señor de Fuentearmegil, y otros dos caballeros que acompañaron al conde Rodrigo «el Franco» en peregrinación a Jerusalén, según se relata en el Exemplo LXIIII del libro del infante don Juan Manuel, así como a la hazaña que protagonizó alejando de las ambiciones de Fernando II de León a Alfonso VIII, de tres años de edad, hasta ponerle a salvo, primero en Atienza y más tarde en Ávila.

Por fin hace mención a los avatares por los que el conde de Adanero tuvo dominios sobre el coto Redondo hasta conseguir su enajenación por compra colectiva.

Podemos leer el artículo completo, y también descargarlo de la Red para conservarlo si queremos tenerlo, entrando en el enlace:

http://publicacionesdipsoria.es/wp-content/uploads/2021/04/Revista-de-Soria-no-84.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.