101 cuentos de nuestro pueblo

Ya ha empezado a imprimirse el nuevo libro, como quien dice continuación del que escribimos. Se va a titular: «101 cuentos de nuestro pueblo. Costumbres comidas y oficios perdidos. Viene a ser como un homenaje a quienes vivieron antes que nosotros y entre todos hicieron posible la fama y el prestigio de honradez, nobleza y voluntad para el trabajo como nos conocían en todas partes y gracias a ellos nos siguen comociendo.

En este libro hemos querido hablar especialmente de la forma de vivir en nuestros pueblos antes de la mecanización de las tareas del campo y antes de la llegada de la televisión y el teléfono, que tanto han contribuido a la modernización de las costumbres, ahora se vive mucho mejor que antes, pero también se han perdido parte de las señas de identidad que siempre nos distinguieron de los de otros sitios.

Hemos podido escribirlo gracias a la colaboración de mucha gente. igual de los que hemos participado escribiendo que de los que nos han dado montones de fotografías y dibujos, y nos han contado mil historias para que las pusiéramos.

Queremos agradecer la colaboración extraordinaria que nos ha prestado silvano Andrés de la morena, lingüista, poeta y articulista del Heraldo, de Cuevas de Ayllón, que nos ha hecho un magnífico prólogo presentando la obra. Gracias, silvano, por tu generosidad y tus palabras elogiosas.

Esta vez el libro es mayor que el anterior, tiene casi quinientas páginas, y lo está publicando también la editorial Santos Ochoa de Soria, que nos ha dado toda clase de facilidades para la publicación, como podremos comprobarlo por los resultados cuando tengamos ya el libro en nuestras manos hacia la segunda mitad del mes de julio.

Como decimos en la contraportada, 101 historias, 101 recetas de cocina, 101 fotografías rebosantes de fuerza, son el testimonio imperecedero de quienes aparecen en ellas. Hablan de los pueblos de nuestra tierra y de las gentes que vivieron en ella, pero, en verdad, hablan de todos los pueblos y también de nosotros mismos. Y, sobre todo, del pueblo que el lector guarda con amor en su recuerdo, un pasado que nos pertenece y al que pertenecemos.

En pocos años, los pueblos han cambiado profundamente y aquella forma de vida pretérita hoy tan sólo vive en nuestra memoria, en la de las gentes que habitaron nuestra tierra tiempo atrás y en las obras que llevaron a cabo y que han llegado hasta nosotros. Corre el peligro de que todo esto desaparezca en unos años. Por eso, en estas páginas, hemos intentado recrear, por medio de la palabra, historias, vivencias, costumbres, formas de vida, anécdotas divertidas, tradiciones y trozos de vida de nuestros antepasados que merece la pena conservar.

Al leer este libro, unos evocarán vivencias, otros recuperarán recuerdos dormidos, otros disfrutarán conociendo sus anécdotas que conforman retazos de vida de nuestros padres y abuelos y los demás aprenderán a valorar el esfuerzo y el trabajo de quienes vivieron en nuestros pueblos. Todo forma parte de un mundo no tan lejano que tiende a desaparecer.

Te invitamos a sentarte al calor de la lumbre, en nuestra misma cocina, y a compartir con nosotros recuerdos, recetas de comidas tradicionales e historias que son mucho más que historias, porque entre todas modelan una realidad: la que forma parte de nuestras raíces y de nuestra propia vida. En estos cuentos, nos veremos reflejados a la vez que recuperaremos del olvido un mundo de sensaciones que pensábamos perdidas y unas imágenes que creíamos dormidas para siempre.

Disfruten de 101 cuentos de nuestro pueblo. Costumbres, comidas y oficios perdidos. Más que un libro, es el latido de la vida de cada una de las personas inmortalizadas en la recreación de sus ilusiones, sus afanes, su lucha por la vida, hasta conseguir ganarle la batalla a golpe de esteva, azadón, cachava y bieldo.

3 comentarios

  1. Esta vez no voy a poder acompañaros :mi hija me ha salido artista y debuta el mismo día que se presenta el libro.
    Mi madre se tuvo que ir del pueblo con 17 años. Aprendió a cocinar, igual que su hermana que se había ido un año antes, en las casas a las que fue a servir, de modo que yo la cocina soriana la he degustado en restaurantes y en casas de amigos del pueblo años después.
    Me gustaría, a nivel personal, que este libro sirviera tanto para dar a conocer las recetas que nos unen, como para reconocer el aporte de todos aquellos sorianos que tuvieron que emigrar, que ayudaron con su esfuerzo a los que se quedaron (en unas condiciones tan duras…) y que supieron transmitirnos el legado y la herencia a los que no nacimos allí, pero que no por ello amamos menos al pueblo, a nuestro pueblo.
    Si os pudiera acompañar os diría: honra merece quien a los suyos parece. Igual que el día que recibí el trofeo del descenso del Duero. ¿De Fuentearmegil? Por supuesto.

  2. el día de la presentación del libro será en la segunda mitad de julio, pero casi seguro hacia el final del mes. Lo sabremos a lo largo de la próxima semana y lo diremos aquí mismo lo antes que podamos para que todos los que nos queráis acompañar ese día podáis saberlo cuanto antes mejor. rosa, me acuerdo como si fuera ayer del día que estuviste en Madrid presentando con nosotros el primer libro, y nos gustaría que esta vez pudieras acompañarnos en el pueblo, aunque comprendemos bien que el día del debut de tu hija es una fecha muy especial para ti. A ver si al final, con un poco de suerte puedes estar en los dos sitios…

  3. COMENTARIO SOBRE EL LIBRO 101 CUENTOS DE NUESTRO PUEBLO.
    Hola a todos: Por ciscustancias que no vienen al caso, no he podido imprimir esta carta aunque ya la tenia escrita hace un tiempo, pero nunca es tarde si la dicha es buena, pues ahí va. El motivo de la misma es. Quiero hacer una pequeña crítica, en relación al último Libro publicado 101 Cuentos donde hay una serie de fotografías que ilustran sus páginas, sin hacer referencia alguna sobre las personas o lugares que en ellas se reflejan.
    El verano pasado comentamos varias personas, sobre el libro en cuestión y todos nos hacíamos la misma pregunta ¿Quiénes son? Creo que debían de estar debidamente identificados con nombres y apellidos y al pueblo que pertenecen, así no había ninguna duda y todo el mundo sabríamos de quien se trata, como ejemplo hay una foto que me ha dolido especialmente, ya que nadie ha hecho ni un triste comentario acerca de su persona, me refiero a la Tía Rufina si, mi Abuela RUFINA, una persona que en Santervas destaco por su bondad y complicidad con todo el mundo ya que ella no hacia distinciones hacia nadie.
    A lo largo de su vida solo se dedico ha hacer el BIEN, y ayudar a cuantas personas lo necesitaban no solo del pueblo sino de otros como Fuentearmegil, Fuencaliente, Muñecas, Santamaría, Nafria, Rejas Valdealvin, Berzosa para todos tenia su casa abierta ,para los Mendigos les daba cobijo y un plato de comida , podía decir que fue una Samaritana del siglo xx. Así quedo de manifiesto el día de sus funerales por la gran asistencia a los mismos
    Por eso desde aquí, quiero rendirle un pequeño homenaje y decirle allá donde se encuentre Gracias, por el cariño que as dado y por estar siempre ahí cuando se te ha necesitado.
    En el fondo de mi corazón sigues estando viva jamás te olvidare Te Quiero ABUELA.

    Ascen Pascual Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.