Escapada al Cañón del Rio Lobos en Soria

Estos amigos me han pedido que comente la escapada que mi mujer y yo hicimos al entorno del Cañón del Río Lobos (Soria) en el puente del primero de mayo de 2007. Deciros que la zona es de una belleza espectacular, desde el punto de vista paisajístico, cultural y etnográfico. Sin olvidar la hospitalidad y buen hacer de sus paisanos, así como su gastronomía. Cuatro intensos y bien aprovechados días fueron los que disfrutamos en esta bella tierra, a pesar de que la meteorología invitaba más a quedarse junto a la chimenea del acogedor alojamiento rural en el que nos quedamos en el pueblo de Ucero. Nos hizo de todo, tímido sol, temperatura más bien baja, lluvia, granizo, truenos y nieve, lo cual desde mi punto de vista le dio más encanto si cabe. Dadas las características de la zona, os recomiendo visitarla en primavera u otoño, ya que es cuando la naturaleza va a estar en su mayor apogeo, los ríos van a llevar más agua, la temperatura será mejor para andar y habrá menos gente. La ruta que programamos fue la siguiente:

Primera tarde: Aproximación. Santander – Ucero.

Donde se encontraba la posada Los Templarios, donde nos quedamos. Es un sitio que os recomiendo por bonito, cómodo, buen trato (los dueños son estupendos) y por su cocina. En este pueblo hay que visitar su castillo.

Primer día: Calatañazor – El Burgo de Osma

Por la mañana visitamos el paraje natural de la Fuentona, el sabinar con su centro de interpretación y el pueblo de Calatañazor.

La Fuentona de Muriel es un precioso paraje natural que invita al paseo tranquilo a través de un pequeño y sinuoso camino (poco más de 5 Km.) que transcurre por la ribera del río Abión rodeado de vegetación, que nos lleva a una laguna cárstica (donde nace este río) y a una cascada de gran belleza. Al lado se encuentra el Sabinar de Calatañazor que según nos dijeron es uno de los bosques de sabinas mejor conservados del planeta. Estos árboles que constituyen una auténtica reliquia del Terciario con sus casi dos mil años de existencia, llegan a alcanzar hasta 14 metros de altura y más de 5 metros de diámetro. No dejéis de visitar el centro de interpretación de esta zona, porque es muy entretenido, curioso e instructivo.

El conjunto histórico-artístico de Calatañazor es sorprendente, con su calle Mayor, casi anclada en la Edad Media, empedrada con soportales y de casas construidas en piedra, sabina, barro y chimeneas cónicas. Pueblo en el que se desarrolló una batalla en el año 1.002 entre los cristianos y Almanzor, donde “Almanzor perdió el tambor…”, o lo que es lo mismo que decir que fue derrotado.

Cuenta con un castillo del S. XIV en estado ruinoso pero curioso de ver, una Picota o rollo (columna de piedra donde se ajusticiaban a los reos), la Piedra del Abanico (un gran fósil marino) y una pequeña plaza con el busto de Calatañazor. Con tanto paseo y visita nos entró hambre, que fue saciada en un restaurante de este pueblo a base de gastronomía de esta zona, en la que las setas tienen una especial relevancia.

Por la tarde visitamos la villa episcopal de El Burgo de Osma también conjunto Histórico-Artístico en el que destacan su Catedral gótica, su calle principal con soportales, la Plaza Mayor, el Hospital de San Agustín, la Universidad de Santa Catalina y el puente medieval sobre el río Duero.

Os recomiendo una visita pausada de esta villa, para poder disfrutar de sus monumentos, calles y ambiente. Siendo un sitio ideal para ir relajándose y recuperar fuerzas para el día siguiente en sus muchos restaurantes, así como para hacer las típicas compras de productos tradicionales.

Segundo día: Senderismo por el Parque Natural del Cañón del Río Lobos

Si lo de ayer fue bonito, lo de hoy ha sido espectacular, la ruta empezó en el centro de interpretación del Cañón del Río Lobos, situado en una antigua piscifactoría a orillas del río Ucero, para informarnos de lo que íbamos a ver, como: conjunto kárstico de los más importantes, compuesto por farallones de hasta 100m. de altura, Flora (Sabina albar, Pino silvestre y negral, chopo, fresno…, Fauna (Las aves son las reinas de este espacio, buitre leonado, águila real, alimoche, halcón, …) …

Una vez en marcha y después de recorrer unos 4 km. de agradable paseo por la orilla del río que tiene un agua cristalina y plagada de nenúfares, llegamos a la Ermita Templaría de San Bartolomé. Construida en el siglo XIII en estilo protogótico para los caballeros templarios y totalmente mimetizada con los canchales que conforman el cañón.

Se puede considerar que es a partir de aquí donde empieza el profundo cañón calizo formado por la intensa erosión fluvial del río LobosHermita desde la cueva.

Detrás de la ermita se encuentra la “Cueva Grande” que es espectacular y en la que puedes entrar un poco y ver una panorámica preciosa de la ermita. A partir de aquí hay 8 Km. por una senda bien marcada, flanqueada por el río y por enormes paredones de piedra (con gran variedad de vegetación) que en ocasiones llegan hasta el mismo río y vigilados en todo momento por buitres leonados bien sobrevolándonos o apostados en los bordes de las rocas. Lo cual contribuyó junto con el paisaje y lo nublado que estaba a darle un aire mágico al día. Colmenas

Un poco más adelante llegamos al “Colmenar de los Frailes”, que es una oquedad en la que los frailes tenían sus colmenas y que aún se pueden ver, la verdad es que es muy curioso. Seguidamente tendremos que vadear el río varias veces por unas piedras colocadas a modo de puente, que os aseguro que en un día lluvioso como el que teníamos y con las botas llenas de barro, el pasar por algunas de ellas era una pequeña aventura con final incierto, que una de las veces acabó con una persona en el agua (y no fuimos nosotros).

En un momento dado optamos por darnos la vuelta, ya que queríamos visitar la otra parte del cañón. Esta se sitúa a partir del “Puente de los Siete Ojos”. Con lo cual desandamos el camino, cogimos el coche bordeamos el cañón y nos presentamos en el puente prestos a dar otro paseo por la otra parte, menos visitada pero no por ello de menor belleza. En esta zona el río se filtra y a veces puedes caminar por su cauce, lo cual tiene su gracia. Llegados a este punto el día se puso crudo y empezó a llover copiosamente, lo cual nos hizo volvernos en busca de nuestra confortable habitación.

Tercer día: Visita a la Laguna Negra y alrededores.

Hay que llegar al pueblo de Vinuesa (muy bonito por cierto), esta zona está compuesta por extensiones inmensas de pinos, que es la gran riqueza de estos pueblos ya que genera muchos puestos de trabajo.

De camino a la lagunaLlegar a la laguna negra es ya en sí una aventura, ya que hay que andar unos cuantos kilómetros en coche por una carretera de montaña (ya sabemos como son), luego coger un autobús o subir andando dos o tres km. (nosotros lo cogimos por que llovía) y por último subir por un caminillo empedrado y unas escaleras hasta la laguna. Eso sí, merece la pena, pues de repente te encuentras con la laguna encajonada entre una espectacular pared de piedra, con una bonita cascada en un lateral.

Nos sorprendió a los dos, ya que no nos la imaginábamos así. Decir que hace honor a su nombre, el agua se veía negra.

Si la subida fue una aventura, la vuelta fue una odisea, empezó a llover y granizar de tal manera que la bajada por el caminillo a la carretera era casi imposible, para colmo había una cola para el autobús enorme, por lo que decidimos bajar andando con la consiguiente caladura, eso sí, al llegar al coche abrió el cielo y salió el sol.

Después nos repusimos en Vinuesa y recorrimos la zona visitando bonitos pueblos como Molinos de Duero, Salduero, Duruelo de la Sierra, desde donde se coge una carretera que asciende hacia los Picos de Urbión y a pocos Km. se encuentra Castroviejo. Un conjunto de rocas erosionadas con formas muy curiosas que nos hizo recordar a la Ciudad Encantada de Cuenca y que bien merecen un paseo sin prisas y disfrutar de las maravillosas vistas de esta zona donde nace el río Duero.

Ya de vuelta os aconsejo visitar el Centro de Interpretación los Pinares en el pueblo de _Salduero, donde explican todo lo relacionado con los bosques de pinos de la zona y dar una vuelta con merienda incluida por Salas de los Infantes.

- Cuarto día: La despedida y el regreso.

El puente se acaba y con mucha pereza hay que ir pensando en volver y dejar a tras esta bella tierra que tanto nos ha cautivado. Después de un generoso desayuno y de la despedida de la posada emprendemos el viaje de regreso con cierta tristeza pero decididos a aprovecharlo.

Saliendo de Ucero dirección San Leonardo hay que subir un pequeño puerto que en su cima tiene un mirador de parada obligatoria con unas vistas alucinantes del Cañón del Río Lobos. Justo en ese momento empezó a nevar tímidamente, pero lo suficiente como para que blanquease algo el paisaje lo cual lo hizo más bonito si cabe.

Ya en la provincia de Burgos se pasa muy cerca de Santo Domingo de Silos por lo que allí nos presentamos y la verdad es que mereció la pena visitar el Monasterio benedictino (imprescindible ver y que no vais a olvidar) con su claustro románico, tesoros, la farmacia y secuolla, escuchar el canto gregoriano de sus monjes, pasear por sus calles, visitar el museo de los instrumentos musicales del mundo y reponer fuerzas y calentar el cuerpo con una sopa castellana y un buen lechazo.

Bueno, pues esto es todo lo que nos cundieron estos días, espero os haya gustado, que os anime a visitar esta bella tierra y que os sirva de referencia o guía.

Carlos Valcuende

Blog de Carlos Valcuende: Entorno Rural
Galería de fotos de esta escapada: Fotos de un paseo por el Cañón de Rio Lobos

No se adminten nuevos comentarios


Comentarios otros visitantes:

#3 nike talons hauts pas cher dijo el día 13 de septiempre de 2012:

Interesting post and 1 which needs to be more extensively known about in my view. Your level of detail is beneficial and also the clarity of writing is excellent. I have bookmarked it for you so that others are going to be able to see what you’ll want to say.

#2 Particia dijo el día 21 de febrero de 2012:

Muchísimas gracias, Carlos, porque ayer llegamos a Soria (Garray) sin mucha idea de por dónde empezar, y creo que gracias a ti lo vamos a tener muy fácil... Aún nos quedan dos días por delante, con un tiempo maravilloso, todo sea dicho, y sin salir de tu blog ya hemos sabido como llenarlos de visitas.
Déjame hacer un pequeño apunte... Nunca he estado en otra ocasión y por lo tanto otra estación, pero recomiendo también el invierno puesto que la belleza que "pierde" la vegetación con el frío, la guardan las sombras aún nevadas y los ríos helados! Ayer anduvimos por encima de uno y nos pusimos de pie encima de otras zonas del mismo. Es increíble...
Gracias por todo

#1 Eutiquio dijo el día 10 de mayo de 2008:

Hace unos días leyendo tu blog de entorno rural en el periódico hemos encontrado este artículo sobre tu viaje a soria el año pasado, y queremos darte las gracias, Carlos, porque escribir sobre nuestra tierra en un sitio donde lo lee tanta gente es importante para dar a conocer Soria. gracias, carlos.

Escribe tu comentario

Esta página está hecha por Eutiquio Cabrerizo, del pueblo, con la ayuda esporádica de varios colaboradores.

Localización del pueblo en Google Maps

Si quieres escribirme, hazlo aquí: eutiquio@ono.com

Última actualización: 3/01/2015

Si te gusta leer, puedes encontrar cosas sobre literatura entrando en La libroteca.

Logo de websoria
Google