Dos lechigadas de cochinos desiguales

En aquella época en casi todas las casas se tenía alguna cochina que se dedicaba a la cría de cochinos para la venta y, cuando así convenía, se destinaba a la matanza.

Pues bien, al rededor de esta costumbre, que hace años ha desaparecido casi por completo, pueden contarse mil y una anécdotas, como la que les pasó al tio Anselmo de la tia Cándida y a la tia Luisa, que era viuda, cuando cada uno con su carro fueron a vender los cochinos al mercado del Burgo.

Las lechigadas solían ser muy desiguales unas de otras, muchas veces porque las cochinas parían pocos, y otras veces porque la enfermedad del blanquillo hacía estragos entre los cochinos.

Y eso es lo que le había pasado a la tia Luisa aquel año, que la cochina había parido diez o doce, que no estaba nada mal, pero en la primera semana la madre había matado cuatro pillándoles debajo al tumbarse, y cuando los otros tenían menos de un mes les entró la enfermedad y al final sólo quedaron dos de toda la camada. Por el contrario, a la tia Cándida se le lograron once de los catorce que había parido su cochina, y el tio Anselmo estaba bastante seguro de que los vendería bien con su facilidad para cerrar buenos tratos.

El precio en el mercado variaba mucho de unos días a otros, según que hubiese más o menos ganado a la venta, y muchas veces los tratantes se paseaban de arriba a abajo regateando mucho y asegurando que otro se los dejaba mucho más baratos.

Cuando veían el carro de la tía Luisa con sus dos cochinos solitarios le decían que eran muy buenos y prometían mucho, pero que como sólo tenía dos se los tenía que bajar de precio. Al tio Anselmo le pasaba lo contrario: los suyos eran bastantes, pero los tenía muy flacos y no valían nada, menos un par de ellos o tres, que podían alcanzar el precio algo más alto.

Pasaba la mañana, y ya estaba el tio Anselmo creyendo que iba a tener que volverse con la carga al pueblo, cuando la tia Luisa tuvo la idea que les iba a servir a los dos de provecho:

-¿Qué te parece si juntamos mis cochinos con los tuyos y los vendemos como si fuera una lechigada sólo?

Dicho y hecho. Los juntaron todos en el mismo carro, y cuando volvieron los tratantes negociaron un buen precio para todos los cochinos, los buenos y los malos, y dicen que consiguieron un trato tan bueno que ninguno de los dos lo hubiera podido alcanzar tan alto vendiendo cada uno por su lado los de su carro.

E.C.C.

No se adminten nuevos comentarios

Esta página está hecha por Eutiquio Cabrerizo, del pueblo, con la ayuda esporádica de varios colaboradores.

Localización del pueblo en Google Maps

Si quieres escribirme, hazlo aquí: eutiquio@ono.com

Última actualización: 3/01/2015

Si te gusta leer, puedes encontrar cosas sobre literatura entrando en La libroteca.

Logo de websoria
Google